Noticias
Documento sin título
Documento sin título
  • "LA ENSEÑANZA QUE DEJA HUELLA NO ES LA QUE SE HACE DE CABEZA A CABEZA, SINO DE CORAZÓN A CORAZÓN" HOWARD G. HENDRIKS
  • "APRENDER ES DESCUBRIR QUE ALGO ES POSIBLE" FRITZ PEALS
  • "SI LO VEO PUEDO TAL VEZ RECORDARLO. SI LO VEO Y LO ESCUCHO ME SERÁ MUY ÚTIL. SI LO VEO, LO ESCUCHO Y LO HAGO, JAMÁS PODRÉ OLVIDARLO. PORQUE FORMARÁPARTE DE MÍ"
Documento sin título

Noticias

LOS CELOS

Los Celos entre Hermanos  
Los niños muy pequeños se sorprenden cuando saben que su mamá está embarazada y va a tener otro hermano. Las reacciones pueden ser muy distintas, para algunos niños será algo maravilloso tener alguien con quien jugar, y otros se sentirán desplazados, incluso ambas reacciones pueden darse al mismo tiempo. ¿Cuál es la mejor forma de comunicárselo y cómo hacer frente a los celos en el primer año?
Los niños no comprenden como los adultos todo lo relacionado con el nacimiento, pero sí tienen desde muy pequeños una idea formada de su familia, y saben que un nuevo hermano la cambiará. Antes del embarazo se les puede decir que es posible que mamá vaya a tener otro bebé, sin dar más detalles. Y cuando esté embarazada, se le puede decir antes de los tres meses de embarazo, porque de todos modos el niño se enterará.
Es importante demostrarle que los padres van a seguir queriéndole y cuidándole igual, que habrá cambios, pero la familia seguirá siendo la misma en lo esencial, que es el vínculo de afecto entre sus miembros. No es necesario insistirle en lo bueno que va a ser tener un nuevo hermano, porque puede que al niño le parezca lo contrario, al menos en algunos momentos.
Durante el embarazo el niño puede participar de distintas formas: puede ver la ecografía, oír el latido del corazón del bebé, hablarle a la tripa de mamá, etc... Se les pueden leer cuentos para niños sobre el embarazo, y animarles a preguntar todo lo que les preocupe.
En los últimos meses de embarazo se les puede hablar sobre cómo será la vida familiar cuando el hermanito nazca, y es normal que el niño esté más cerca o se muestre más dependiente de su madre. En el momento del parto el niño tiene que separarse de su madre y es importante que siga sintiendo el mismo cariño de antes.
Cuando llega el bebé la atención de los padres se centra inevitablemente sobre el nuevo miembro de la familia, lo que da lugar a distintas reacciones en los niños. Los niños suelen mostrarse amables y cariñosos con el bebé, pero puede que estén enfadados con los padres, o distantes.
Puede que estén celosos y desplacen el enfado a los padres. Pueden surgir los celos al final del primer año de vida del bebé, cuando se vuelve más independiente y activo. Para otros niños es al revés, tienen celos en los primeros meses y luego el bebé se convierte en compañero de juegos.
Es muy común que quieran ser tratados como cuando eran bebés. Es recomendable seguir las mismas rutinas y formas de comportamiento que el niño ya había interiorizado como propias de su edad. En todo caso, durante una temporada no hay que pedirle que haga grandes avances en su desarrollo, sino darle un tiempo para asimilar la nueva situación familiar.
Los niños que ya están en la fase del juego simbólico pueden expresar sus sentimientos contradictorios de manera exagerada, sin que los padres deban preocuparse por ello: “Al jugar, ensayan asimismo soluciones y opciones que jamás se tolerarían ni serían posibles en el hogar. Devuelven al hermano recién nacido al hospital, lo dejan abandonado para que lo encuentre un gnomo o una bruja o se lo dan a un lobo para que se lo coma. De ese modo expresan su consternación ante el hecho de tener que compartir a los padres con el nuevo hermano y juegan con sus fantasías para hallar soluciones” (1).
Desde el principio los padres deben evitar etiquetar a los niños. Sin duda, el bebé que acaba de nacer es muy distinto a su hermano o hermana, tiene un temperamento muy distinto y los padres harán constantemente comparaciones con su experiencia anterior. Sin embargo, es muy común caer en el error de atribuir una cualidad en exclusiva a uno de los hijos, como si esa misma cualidad no pudiese estar presente en los otros hijos.
La relación entre hermanos es un aprendizaje fundamental para la vida en sociedad, porque continuamente se ensayan modos de resolver problemas y se experimenta la vida emocional. Por este motivo, los sentimientos que el bebé origina en sus hermanos suelen ser contradictorios, pero esto no debe preocupar a los padres. Es importante, como en otros aspectos de la vida familiar, favorecer la expresión de las emociones y la aceptación de los sentimientos.  



Ver todas las noticias
Documento sin título